AP

Los países del Golfo Pérsico van a tener que levantar sus boicots contra Qatar antes de ser elegibles para una sede conjunta de la Copa del Mundo, dijo la FIFA en un estudio de factibilidad que le…

Los países del Golfo Pérsico van a tener que levantar sus boicots contra Qatar antes de ser elegibles para una sede conjunta de la Copa del Mundo, dijo la FIFA en un estudio de factibilidad que le recomienda a su consejo rector respalde la expansión del torneo del 2022 a 48 equipos pese a las complejidades logísticas y políticas.

El estudio de 81 páginas visto por The Associated Press dice que Qatar no sería forzado a compartir juegos con Bahréin, Arabia Saudí o los Emiratos Árabes Unido a menos que esos países restauren lazos de viajes con Doha. Debido a su neutralidad en la situación, Kuwait y Omán son las opciones más viables identificadas por la FIFA para ser sedes de partidos en el Mundial. Se requerirían estadios en el menos un país más para lidiar con la adición de 16 equipos y 16 partidos en la expansión propuesta.

El reporte fue preparado para la consideración del consejo antes de una reunión en Miami el viernes, cuando el liderato buscará la aprobación para proceder con los planes para la expansión del torneo.

Hacer del mundial del 2022 el primero con 48 equipos, a estas alturas, obligaría a Qatar a ceder la exclusividad de la sede del evento, más de ocho años después de haberla ganado.

Pero para protegerse legalmente, la FIFA dice que cualquier alteración a los planes del certamen “deberá ser acordada conjuntamente con Qatar como la nación sede elegida y cualquier propuesta nueva deberá ser preparada conjuntamente entre la FIFA y Qatar”

Con la situación logística ya tensa por el plan actual de realizar 64 partidos en ocho estadios en un radio de 48 kilómetros (30 millas) en Qatar, la FIFA dijo que se de dos a cuatro instalaciones adicionales en “una o más” naciones. El estudio de la FIFAS identificó estadios en cinco países, de los cuales Bahréin, Bahrain, Arabia Saudí y los Emiratos son actualmente inelegibles debido a su ruptura de lazos con Qatar en el 2017 por acusaciones de que Doha respalda el extremismo. Qatar niega las acusaciones.

“Dada la situación geopolítica en la región y el reciente bloqueo que Bahréin, Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos le han impuesto a Qatar,la participación de esos países en la co-organización de un torneo con Qatar requeriría el levantamiento de ese bloqueo, en particular el levantamiento de las restricciones al movimiento de personas y productos entre esos países”, dijo el estudio de la FIFA. “Idealmente, eso sería evidente como precondición para el nombramiento de esos co-anfitriones y deberá cubrir rodos los aspectos relacionados con la Copa del Mundo de Qatar 2020”.

Otros dos co-anfitriones potenciales, Kuwait y Omán, son más viables porque no son parte del boicot. La selección nacional de Qatar usó esos países como escalas para viajar a la Copa de Asia en los Emiratos, porque el viaje directo está prohibido.

Un documento enviado al Consejo de la FIFA dice que se preguntará a sus miembros si están de acuerdo con las conclusiones del reporte de que la expansión de la Copa del Mundo “es factible si países vecinos realizan algunos de los partidos”. La FIFA enfatiza que mantendrá a Qatar como sede principal.