AP

Sasha Joseph Neulinger sabía que si iba a abordar los traumas de su niñez tendría que ver videos caseros.Cuando Neulinger era pequeño, su padre era un videógrafo ávido cuyas cajas de cintas…

Sasha Joseph Neulinger sabía que si iba a abordar los traumas de su niñez tendría que ver videos caseros.

Cuando Neulinger era pequeño, su padre era un videógrafo ávido cuyas cajas de cintas adquirieron una cualidad mucho más estremecedora cuando se descubrió que Neulinger fue abusado sexualmente entre los tres y los siete años, no sólo por un familiar sino por varios. En “Rewind”, que se estrenará en la 18a edición anual del Festival de Cine de Tribeca, Neulinger, ahora de 29 años, revisa esos videos para armar el rompecabezas de su vida.

“Muchos de los videos caseros no estaban clasificados, así que pude ver momentos increíble de mi infancia que se me había olvidado por completo”, dijo Neulinger. “Fue una experiencia de recuperar momentos hermosos y entender un nuevo contexto de lo que ocurrió. Había esos momentos y entonces podía haber un corte de pronto estaba viendo a uno de mis abusadores”.

Este año en Tribeca, que se inaugura el miércoles con el estreno del documental de Roger Ross Williams para HBO “The Apollo”, varias películas usan videos personales como portales para un pasado trágico.

Desde “Grizzly Man” hasta “Capturing the Friedmans”, los documentales se han adentrado por años en los archivos personales para investigaciones en primera persona. Este año dos de los más grandes éxitos de no ficción, la recreación de la misión lunar “Apollo 11” y el documental sobre la Primera Guerra Mundial “They Shall Not Grow Old”, le han dado nueva vida a los filmes recuperados.

Pero la intimidad de los documentales que se muestran en Tribeca proporciona una exhumación privada a un pasado que revela experiencias en primera persona de abuso sexual, adicciones y violencia armada. Para Neulinger, ver los videos de su padre fue una manera de entender a sus abusadores y a sí mismo.

“Permitió un nuevo contexto. Me dio la oportunidad de redescubrirme y ver a este hermoso niño”, dijo Neulinger, quien también dirigió “Rewind”. ”Para muchas víctimas de abuso, hay vergüenza en torno al abuso. Existe esta actitud de víctima de que el abuso debe haberme ocurrido porque soy sucio, desagradable o antipático. Eso era algo que todavía cargaba profundo en mi interior”.

“17 Blocks” comenzó de manera inocente. Davy Rothbart, quien entonces tenía unos 20 años y vivía en Washington, le dio una videocámara a un chico afroestadounidense de 9 años llamado Emmanuel Sanford-Durant, el hermano menor de un amigo de Rothbart. Emmanuel siguió filmando, esporádicamente, en los diez años siguientes. A veces su hermana Denice, o su hermano Smurf, quien vendía drogas en ese entonces, tomaban la cámara.

Una década después un tiroteo trajo sufrimiento a la familia. Las cientos de horas de video de Emmanuel se convirtieron en una mirada cercana muy personal a la violencia urbana que destruyó la vida de una familia estadounidense. Puede verse cómo limpian la sangre de la entrada de una casa.

“¿Cómo capturamos una epidemia que es tan vasta y a la vez la mantenemos personal?”, se preguntó Rothbart.

“17 Blocks”, que significa 17 cuadras y representa la distancia a la que vive la familia del Capitolio, incluye más videos de los años que siguieron al tiroteo. Pero los de Emmanuel son el corazón de la cinta. Rothbart, quien se convirtió en un autor, cineasta y colaborados para la cinta “This American Life”, se mantuvo en contacto con la familia.

En los videos Rothbart pudo ver la vida, y el costo de la violencia armada, a través de los ojos de Emmanuel. “Es como si estuvieras descubriendo a alguien”, dijo.

Documentar la vida de alguien se ha vuelto mucho más común, pero Shannon Hoon, el fallecido vocalista de Blind Melon, se grababa muchísimo antes de que existiera Instagram y Facebook. “All I Can Say” se basa casi completamente en las imágenes que Hoon dejó cuando murió por una sobredosis en 1995 a los 28 años.

Sus videos comienzan en 1990 cuando Hoon, quien todavía no era famoso, veía competencias de tractores en Lafayette, Indiana, y llegan justo hasta el día de su muerte. Hoon se grababa a sí mismo obsesivamente mientras Blind Melon pasaba de ser una banda en ascenso a una sensación del rock gracias a su exitoso video “No Rain”.

Hace unos seis años, la hija de Hoon, Nico, le llevó una caja con los videos High-8 de su papá a Danny Clinch, un fotógrafo y cineasta que había grabado a la banda.

“Yo sabía que Shannon solía tener una videocámara con él”, dijo Clinch. “Nos dimos cuenta de que básicamente lo filmaba todo. Fue sorprendente. Teníamos una primera edición y de pronto Lisa (la novia de Hoon) nos llamaba y decía, ‘hey, encontré dos videos más’”.

Hoon, quien solía hablar mirando directamente a la cámara, documentó de todo, desde pasar el rato con Axl Rose, hasta la banda discutiendo una portada de Rolling Stone o él usando un urinal. Filmó el momento en que nació su hija y muchas de sus entrevistas con periodistas. Tenía unas 250 horas de metraje. Los cineastas — Clinch, Taryn Gould y Colleen Hennessy — decidieron darle crédito a Hoon como codirector.

“La idea de que se estaba documentando para que el mundo lo viera es realmente interesante”, dijo Clinch. “¿Será que sintió que su vela brillaba demasiado y podría apagarse? Quién sabe”.

El director Asif Kapadia usó mucho material de archivo para su documental sobre Amy Winehouse “Amy”, pero “All I Can Say” está hecha casi por completo desde el punto de vista de Hoon. Tener tanto de la vida de Hoon en sus manos fue una gran responsabilidad, dijo Clinch: “Fue un gran peso recibir el regalo de esas cintas”.

Pero entre las películas a exhibirse en Tribeca, quizás ninguna otra tenga una carga más pesada que la de Michael Metelits, el hijo de Marion Stokes. “Recorder: The Marion Stokes Project”de Matt Wolf relata la misión de Stokes para grabar televisión las 24 horas del día. Grabó en hasta ocho televisores, desde mediados de los 70 hasta su muerte en el 2012. Era una activista comunista que se hizo rica y estaba fascinada por el surgimiento de los noticieros disponibles a toda hora del día.

Dejó 70.000 casetes de VHS, que no relatan la vida de Stokes sino un cuarto de siglo de historia estadounidense filtrada por video.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP