Un filántropo digno de admiración

Edhi-Abdul-Sattar

Abdul Sattar Edhi ha extendido la calidez de la hospitalidad de Pakistán a nivel mundial a través de la Fundación Edhi extendiendo sus raíces al igual que como EE.UU., Inglaterra, Japón, Emiratos Árabes Unidos, Canadá y Australia.

Un hombre conocido como la Madre Teresa de Pakistán falleció el pasado 8 de julio en Karachi. Abdul Sattar Edhi era el filántropo más conocido de Pakistán; según informa National Public Radio:

Desde su base en el centro de la ciudad de Karachi, Edhi, de 88 años, creó una red de servicios sociales para su país, que incluía una flota de 1500 ambulancias, servicios de emergencia 24 horas, refugios para sin techos, orfanatos, bancos de sangre y hogares para niños no deseados o abandonados. Incluso durante los años de angustiosa violencia entre bandas en Karachi, Edhi conducía frecuentemente su propia ambulancia y se presentaba personalmente para transportar y cuidar de los heridos o para limpiar a los muertos.

No aceptaba beneficios del gobierno

Ampliamente admirado por su obstinada integridad —sólo aceptaba donativos privados y rechazaba las ofertas de apoyo del Gobierno— y comprometido a ayudar a los desamparados y olvidados de Pakistán, a Edhi le conocían con el sobrenombre de la “Madre Teresa de Pakistán”. Él consideraba la caridad como el principio central del Islam y vivía humildemente con su esposa, Bilquis, en el mismo edificio que las oficinas de su organización.

comedores
Pero Edhi no tenía que enfrentarse sólo a la pobreza. Había recibido amenazas de muerte de algunos musulmanes que opinaban que él no estaba actuando como un buen fiel. Sus trabajadores y ambulancias eran objeto de ataques. Los islamistas ocuparon una de sus instalaciones y las enfermeras que él y su mujer habían contratado para aceptar a bebés no deseados recibieron críticas por, supuestamente, servir de aliento a los nacimientos extramaritales.

Repudiado entre los mismos musulmanes

Abdul Sattar Edhi con un niño entregado a él por la policía en Karachi, 2002 REUTERS / MOHSIN HASSAN
Abdul Sattar Edhi con un niño entregado a él por la policía en Karachi, 2002 REUTERS / MOHSIN HASSAN

“Le llaman infiel y afirman que no dice sus oraciones”, contó Bilquis a The Guardian el año pasado. “Lo que estamos haciendo debería ser responsabilidad del Gobierno y debería ser valorado, pero en vez de eso nos critican”.

Edhi, nacido en India y emigrado a Pakistán poco después de la partición de India en 1947, abrió una clínica y un servicio de ambulancia de un hombre en Karachi después de la muerte de su madre, de la que llevaba cuidando durante años de enfermedad.

La caridad, el cimientos de la fundación Edhi

jefe de la Fundación Edhi, recoge la donación para las víctimas afectadas por las inundaciones en las provincias de Sindh, durante una manifestación en Hyderabad, Pakistán
El jefe de la Fundación Edhi, recoge la donación para las víctimas afectadas por las inundaciones en las provincias de Sindh, durante una manifestación en Hyderabad, Pakistán

Al recordar sus primeros años en Karachi, “veía personas tiradas en la acera”, contaba a Julie McCarthy, de la NPR en 2009. “La gripe se había extendido en Karachi y no había nadie que tratara a los enfermos. Así que monté unas camillas y busqué estudiantes de medicina como voluntarios. No tenía un céntimo, así que pedía donativos en la calle. Y las personas me los daban. Así compré esta habitación de 8 por 8 para empezar mi trabajo”.

Con el paso de los años, su iniciativa creció hasta formar la Edhi Foundation, la red de protección social más fiable de Pakistán, asumiendo muchas de las responsabilidades que el Gobierno de Pakistán no podía o no quería hacer.

Edhifoundation
“Hay mucha astucia y malicia y mentira en el mundo”, afirmaba Edhi para NPR. “Estoy feliz de que Dios me hiciera diferente a los demás. Ayudo a los más oprimidos”.

El rostro humano de Pakistán

 

“Yo sabía que tendría que estar en el Líbano”. “Yo simplemente no puedo sentarme y ver la humanidad que sufre. Dios no me hizo así.

El ha estado participando en este tipo de trabajo social por las últimas seis décadas. “Tengo 82 ahora. Dios siempre me ha ayudado”. Told Arab News en 2006

En una entrevista a la agencia de noticias Fides, el sacerdote Emmanuel Parvez, pastor en Pansara, cerca de Faisalabad, afirmó que Edhi era el “rostro humano de Pakistán”.

“Era un musulmán que dedicó toda su vida a la caridad y al prójimo, sin hacer discriminación alguna. Nos enseñó que la caridad no tiene fronteras, no tiene barreras”, declaraba el padre Parvez.

“Su servicio a la humanidad era una expresión pura del amor de Dios”, manifestó la Comisión de Justicia y Paz de los Obispos Paquistaníes, en una declaración en la que se señalaba que el servicio de ambulancias que suministra la Edhi Foundation es el más eficiente del país “y continúa contribuyendo al bien común en tiempos de necesidad, en especial durante los ataques terroristas y los desastres naturales”.

La fundación cuenta con una red de ambulancias eficientes y la disposición de los más necesitados
La fundación cuenta con una red de ambulancias eficientes y la disposición de los más necesitados
El filántropo junto a su esposa, vagaban por las calles de la ciudad juntos para recoger niños abandonados. Han proporcionado refugio a más de 35.000 bebés.
El filántropo junto a su esposa, vagaban por las calles de la ciudad juntos para recoger niños abandonados. Han proporcionado refugio a más de 35.000 bebés.

Cuando el huracán Katrina afectó a Nueva Orleans, EE.UU. en 2005, la Fundación Edhi asistió y donó $10.000,00 para las victimas de la tragedia

Sentado en su silla de ruedas, encabezó una manifestación por la paz luego de la tragedia de Bolton Mercado Karachi a Mazar-e-Quaid en protesta por los ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza. ONLINE PHOTO by Sabir Mazhar
Sentado en su silla de ruedas, encabezó una manifestación por la paz luego de la tragedia de Bolton Mercado Karachi a Mazar-e-Quaid en protesta por los ataques aéreos israelíes en la Franja de Gaza. ONLINE PHOTO by Sabir Mazhar
A través de los años ha construido un santuario para los abusados, no deseada, sin hogar y necesitados. Incluso los animales hambrientos no son rechazados en la Fundación Edhi..jpeg
A través de los años ha construido un santuario para los abusados, no deseada, sin hogar y necesitados. Incluso los animales hambrientos no son rechazados en la Fundación Edhi..jpeg
No ha habido una sola crisis global a la que Edhi no ha extendido su apoyo. Ya se trate de la hambruna de 1985 en Etiopía o la Guerra del Golfo en 1991, su equipo de ayuda ha llegado a todos los rincones de la tierra.
No ha habido una sola crisis global a la que Edhi no ha extendido su apoyo. Ya se trate de la hambruna de 1985 en Etiopía o la Guerra del Golfo en 1991, su equipo de ayuda ha llegado a todos los rincones de la tierra.

Si desea conocer más sobre Foundation Edhi, visite edhi.org

Dejar respuesta